close
Cerveza
Primera cervecería con técnica de válvulas EVOGUARD
Volver a Cerveza |
Primera cervecería con técnica de válvulas EVOGUARD
    Desde comienzos del 2011 Evoguard posee una referencia por excelencia: la más antigua cervecería del mundo, la Bayerische Staatsbrauerei Weihenstephan, adquirió la nueva serie de válvulas en el marco de la ampliación y automatización de sus bodegas.

    Desde finales del 2010 Krones ofrece con la técnica de válvulas Evoguard una serie completa de válvulas. Desde comienzos del 2011 Evoguard posee una referencia por excelencia: la más antigua cervecería del mundo, la renombrada Bayerische Staatsbrauerei Weihenstephan, adquirió la nueva serie de válvulas en el marco de la ampliación y automatización de sus bodegas.

    El 18 de octubre del 2011 comenzó para la Bayerische Staatsbrauerei Weihenstephan una nueva era de automatización y para Krones un capítulo nuevo de su historia: la más antigua cervecería del mundo sobre la colina de San Corbiniano en Frisinga, conocida en alemán como la colina Weihenstephan y centro mundialmente famoso de la ingeniería y ciencia de producción cervecera internacional, instaló como una de las primeras plantas de bebidas la nueva serie de válvulas EvoGuard de Krones. Un hito para ambas empresas. En el marco de la modernización y ampliación de la capacidad de su bodega de maduración con 15 nuevos tanques cilindro-cónicos de fermentación y maduración de 850 hectolitros cada uno fueron instaladas casi 500 válvulas mariposa y, una novedad para la cervecería estatal Weihenstephan, alrededor de 50 válvulas de doble asiento, las cuales fueron automatizadas con el sistema de control Botec de Krones. Paralelamente y gracias a una nueva planta CIP de Krones, la cervecería estatal Weihenstephan logró juntar la limpieza automática de toda la bodega completa de fermentación y maduración. El diseño básico de las edificaciones, de los tanques, del control y de tuberías fue elaborado por la Oficina técnica Weihenstephan GmbH en el marco del proceso de licitación. Krones ejecutó el proyecto completo como proyecto llave en mano incluyendo la ingeniería, los montajes mecánicos y eléctricos así como la puesta en servicio.

    Prueba de fuego para las válvulas de doble asiento en la sala de cocción

    Los colaboradores ya estaban familiarizados con el sistema de control Botec instalado en la sala de cocción. Y por eso era clara la decisión a favor de este sistema probado también en las bodegas. La toma de la decisión sobre la inversión coincidió con el lanzamiento al mercado de la primera serie de válvulas de producción propia de Krones, y por tal motivo Krones le propuso a la cervecería Weihenstephan ser su primer usuario. El director técnico Hans Wolfinger, un ingeniero cervecero diplomado de la «vieja escuela Weihenstephan» con amplia experiencia de 23 años solamente en la cervecería estatal, solicitó una oferta y realizó una prueba de fuego. Solicitó a Krones instalar en la sala de cocción después del whirlpool dos válvulas de doble asiento EvoGuard a manera de prueba. Esto fue en septiembre del 2010 durante la fase de prueba de la serie de válvulas. «Esta posición es el punto de mayor esfuerzo para una válvula de cervecería», explica sonriente. «Acá confluye todo: agua, sosa cáustica, ácido nítrico, mosto, azúcar de malta, aquel que si se cristaliza actúa como una lija sobre los sellos. Acá las válvulas EvoGuard pueden demostrar todas sus cualidades y ventajas. Al no tener ningún tipo de problema durante la prueba, nuestra decisión a favor de estas válvulas en la nueva bodega de guarda era clara.»

    Dos factores del diseño de las duraderas válvulas de doble asiento EvoGuard son esenciales: una junta uniforme idéntica para el sello axial y radial dentro del cuerpo de la válvula y el desacoplamiento del punto de sujeción estático del punto de sellado con carga dinámica. El segundo aspecto importante es el largo tiempo útil de las juntas y los accionadores libres de mantenimiento.

    Mantenimiento muy cómodo

    A la seguridad del proceso se agrega además el diseño constructivo que facilita el mantenimiento y respectivamente la poca necesidad de mantenimiento. En las válvulas empleadas hasta ahora había que cambiar los sellos tres veces por año y cada cambio requería dos días hombre respectivamente. Para desmontar las válvulas se necesitaban herramientas especiales y sustituir las juntas era bastante trabajoso. Ahora en las válvulas EvoGuard es mucho más fácil. No sólo que con un total de nueve juntas y juntas tóricas por válvula la cantidad es claramente menor en comparación con la técnica de válvulas existente en Weihenstephan, además el cambio es efectuado con herramientas estándar y es menos trabajoso para los empleados. Además se excluyen equivocaciones durante el cambio de la junta. Y por último las juntas sólo deben ser cambiadas una vez al año.

    Willi Wiedenmann de la división de técnica de válvulas de Krones lo explica así: «Durante la concepción de la válvula logramos realizar mejoras relacionadas con las exigencias de la producción, partiendo de una experiencia de muchos decenios en la construcción de plantas industriales y en estrecha cooperación con los ingenieros de proyectos. Así logramos incorporar desarrollos completamente nuevos en la construcción, mientras que muchas construcciones de nuestros competidores sólo han sido modificadas marginalmente a lo largo de decenios. Con EPDM (caucho diénico-etilenpropilénico) empleamos los materiales más avanzados en los sellos. Estos elastómeros resisten actualmente temperaturas de hasta 210 grados Celsius por tiempos breves, no tienen problemas con el vapor y su desgaste es claramente menor. Esto es especialmente importante en el caso de las juntas radiales críticas. Ensayamos el comportamiento estructural de los sellos en todas las válvulas con el método de los elementos finitos (MEF) y simulamos la carga máxima. Esto significa máxima seguridad para el usuario en cuanto a los sellos y al desgaste del material. Adicionalmente tratamos de mantener el espacio de instalación y el volumen de los sellos lo más pequeños posibles. Los accionadores libres de mantenimiento de las válvulas están dimensionados para mínimo un millón de ciclos de conmutación.»

    El director técnico Hans Wolfinger agrega: «Si comparo los costos de mantenimiento con cambio de sellos de las válvulas viejas con las válvulas EvoGuard, entonces la relación es de 10:1, lo que representa un potencial de ahorro enorme. Además mi lema es: una válvula debe ser 100 por ciento segura. Nunca debe haber dudas sobre su seguridad».

    «Operación a corazón abierto» sin contratiempos

    «La puesta en servicio de las bodegas con la técnica de válvulas EvoGuard y del control de procesos Botec funcionó sin contratiempos. Fue un reto para todos los involucrados. Construir una planta completamente nueva es mucho más sencillo. Pero en nuestro caso fue más bien una operación a corazón abierto porque la cervecería no podía parar su producción. Las nuevas instalaciones técnicas fueron conectadas sin interrumpir el funcionamiento de aquellas existentes. En la medida posible, los segmentos parciales fueron preensamblados en la planta Steinecker de Krones, por ejemplo se soldaron los componentes individuales de los terminales de válvulas. En parte durante los fines de semana fueron cortadas y sacadas las tuberías viejas y las conexiones nuevas debían estar listas para el lunes. La producción no se interrumpió jamás durante los tres, cuatro meses de instalación», subraya el director técnico Hans Wolfinger. «Para nosotros este proyecto es realmente un hito en nuestra historia. Weihenstephan es centro de reunión de todos los productores de cerveza del mundo. Nos sentimos muy satisfechos de poder enseñar esta obra maestra a nuestros colegas.»


    Máquinas y soluciones seleccionadas
    0
    10
    1