cerrar
Búsqueda
Se buscan resultados
No hay resultados
    Créditos de las imágenes:

    Brauerei Bischofshof

    Referencia

    Diferentes variantes de envasado y embalaje, gran diversidad de productos –una parte seca

    Debe aceptar las cookies para utilizar esta funcionalidad.

    Con su estrategia de futuro, que combina la tradición del oficio cervecero con la tecnología de elaboración más avanzada, la cervecería Bischofshof de Ratisbona ha sabido mantenerse en el competitivo mercado de la cerveza durante siglos. Esta tradicional empresa acaba de invertir en una nueva parte seca de Krones.

    La cervecería Bischofshof de Ratisbona cuenta con más de 370 años de antigüedad. El obispo Wilhelm Graf von Wartenberg fundó esta cervecería en 1649, ubicada entonces en las inmediaciones de la catedral de San Pedro de Ratisbona.

    A principios del siglo XX, la cervecería tuvo que abandonar el centro de Ratisbona por falta de espacio y por el riesgo de incendio que representaba estando tan cerca de la catedral para trasladarse a su actual ubicación en el barrio de Margaretenau. Además de las cervezas Bischofshof, en el nuevo centro se envasan desde 1973 las cervezas del monasterio de Weltenburg, la cervecería más antigua del mundo.

    “La cervecería Bischofshof no solo ha experimentado un cambio constante en los últimos siglos, sino que ha sido testigo fehaciente de los cambios vividos en la sociedad y que se han visto reflejados en la elaboración de las cervezas. Esta apertura al cambio siempre ha admitido innovaciones, pero también se ha preservado la tradición. Y eso es precisamente lo que garantiza el futuro de las empresas”, dice Susanne Horn, directora general de la cervecería, describiendo el camino recorrido por la Bischofshof hasta llegar al siglo XXI. “También hay que decir que fabricamos uno de los mejores productos que existen: la cerveza”.

    Image 33635
    Ya sea la cerveza de conmemoración, la radler o la pils, Bischofshof dispone de una amplia selección de cervezas para todos los gustos. Créditos de las imágenes:

    Brauerei Bischofshof

    Nueva parte seca para una mayor eficiencia

    Con el fin de dotar a la cervecería con los equipos adecuados para afrontar el futuro (también en lo que respecta a la parte seca), Bischofshof optó en 2021 por paletizadoras y despaletizadoras de la serie Modulpal Pro 3A, por transportadores de embalajes y por una encajonadora y una desencajonadora Smartpac de Krones.

    Uno de los motivos fundamentales para la instalación de las nuevas máquinas fue que, con la nueva línea, Bischofshof estaría en condiciones de procesar también cajas de cerveza de 10 y de 11 unidades. “Antes embalábamos todo en cajas de 20 unidades, que luego se iban pasando a mano a las cajas más pequeñas. Ahora somos mucho más eficientes y rentables”, afirma con entusiasmo Darko Zimmer, jefe técnico de la cervecería.

    Decantarse por Krones fue tarea fácil: “Nos decidimos por la parte seca de Krones porque vimos los avances tecnológicos que Krones había desarrollado, porque apreciamos la regionalidad y las distancias cortas y, por supuesto, porque la relación calidad-precio era buena”, explica Darko Zimmer.

    Aunque Bischofshof solo dispone de cinco cajas de cerveza diferentes, la complejidad de la producción es grande. Esto se debe a que la cervecería no solo embotella las marcas Bischofshof y Weltenburg, sino porque también envasa para otros fabricantes de la región. Dentro del mercado nacional, Bischofshof únicamente utiliza botellas de vidrio retornables; para la exportación, solo destina vidrio nuevo. Aquí es donde la encajonadora y la desencajonadora Smartpac demuestran lo que valen. Gracias a su amplia gama de cabezales de agarre, la encajonadora puede manipular una gran variedad de envases y embalajes.

    Image 33639
    Darko Zimmer, jefe técnico de la cervecería

    Pero no solo la variedad de marcas es compleja. Los plazos de instalación y de puesta en marcha de los nuevos equipos también supusieron un reto. En tres semanas hubo que retirar las máquinas existentes de la nave y alojar la parte seca nueva. «Fue un periodo muy breve para el proyecto, pero muy largo para nosotros porque durante ese tiempo no pudimos embotellar ni envasar nada», continúa diciendo Darko Zimmer. “Por eso estuvimos produciendo durante todo el mes de enero como si fuera temporada alta, para poder sobrellevar estas tres semanas. Era muy importante que se cumplieran estrictamente los plazos”.

    Y así fue. Se cumplieron justo para el día previsto. Erwin HächlDarko ZimmerJefe técnico de la cervecería

    kronesES
    kronesES
    0
    10
    1