cerrar
Expansión del coronavirus
Krones asume la responsabilidad por su personal, clientes y socios. Hemos adoptado una gran variedad de medidas para frenar la propagación de la infección y al mismo tiempo seguir apoyando a nuestros clientes de la mejor forma posible. Leer más
cerrar
Búsqueda
Se buscan resultados
No hay resultados
    Reciclaje
    Un ciclo cerrado
    Volver
    Un ciclo cerrado

      Cuando se crea una empresa emergente, generalmente es pequeña. No en el caso de Bob Daviduk y Joe Ross. Porque con rPlanet Earth, ambos han fundado una empresa que recicla envases PET postconsumo y convierte las escamas directamente en preformas, láminas y envases termoformados de grado alimentario, todo en una cadena de procesos completa integrada verticalmente.

      00 - Article 17907
      Del fardo plástico a productos de envasado nuevos – en Vernon, California, opera la planta de reciclaje y de producción de rPlanet Earth, con Krones como uno de los contratistas generales.

      Bob Daviduk y Joe Ross persiguen una visión: un planeta tierra sin desechos plásticos. «Reconozco que es un objetivo muy ambicioso, pero para tener éxito hay que pensar en grande desde el comienzo», explica Bob Daviduk. Porque la materia prima es muy valiosa, y aun así apenas el nueve por ciento es recuperada en todo el mundo. El resto termina en las plantas incineradoras, en vertederos de basura, o en el peor de los casos, en el medio ambiente. El retorno es solo una parte, aunque muy importante, de un proceso de reciclaje funcionante. Porque el objetivo final debe ser naturalmente aprovechar al máximo posible la materia prima PET y su transformación en nuevos productos finales de valor. Y precisamente acá entra en juego rPlanet Earth. Porque ambos fundadores de la empresa reconocieron el enorme potencial de este mercado. Los dos decidieron por lo tanto fundar una empresa que convierte envases PET postconsumo en envases nuevos de grado alimentario, un megaproyecto ambicioso para una empresa emergente.

      Una vez obtenida la financiación, comenzaron a buscar la técnica y los equipos necesarios. Y rPlanet Earth dio con Krones más bien por casualidad: «Cuando estábamos buscando un proveedor adecuado para nuestros equipos, utilicé el buscador Google y me encontré con Krones, y comencé a indagar sobre la empresa alemana», recuerda Bob Daviduk.

      Krones integró como contratista general la maquinaria tipo Frontend del comienzo de la línea para clasificar y triturar los envases PET usados, los módulos propios de lavado y descontaminación, así como toda la técnica neumática de transporte del material. La planta procesa 3.000 kilos PET por hora. «Antes de escoger a Krones, visitamos algunos proyectos de este tipo alrededor del mundo. Y lo que nos llamó la atención de manera positiva fue su buen funcionamiento y el poco trabajo manual requerido», comenta Joe Ross.

      En nuestra opinión, Krones ofrece el sistema de reciclaje más completo y mejor del mundo, y naturalmente esperamos que todas nuestras exigencias sean cumplidas.

      Bob Daviduk

      Por favor, active JavaScript para poder reproducir este vídeo.

      Krones entre los contratistas generales

      Una planta de esta magnitud necesita sobre todo una cosa: mucho espacio. Y rPlanet Earth lo encontró en Vernon, unos ocho kilómetros al sudeste del centro de Los Ángeles. Sobre una superficie de casi 61.000 metros cuadrados se encuentra la logística para el tráfico de camiones, así como una zona de recolección bajo techo y una bodega para los fardos de plástico PET suministrados, así como el corazón de la planta, la nave que alberga la fábrica con 30.000 metros cuadrados. Esta nave está subdividida en tres secciones:

      • Al inicio en el Frontend el material entrante es sometido a varios procedimientos de clasificación. El material final obtenido son solamente los envases PET, los cuales se muelen para obtener escamas.
      • El módulo de lavado MetaPure W elimina los últimos residuos de suciedades, así como materiales ajenos y lava las escamas a lo largo de varias fases de lavado. A continuación, un sistema de clasificación se encarga de que el material que pasa al proceso sean exclusivamente las escamas PET.
      • Dependiendo de la aplicación objetivo, un módulo de descontaminación MetaPure S calienta las escamas a una temperatura de alrededor de 200 grados Celsius, y las convierte en un reactor a vacío en escamas de grado alimentario. Directamente en línea, estas son procesadas a preformas y lámina. A partir de esta última se fabrican también los envases termoformados.

      La cadena de procesos muy compacta y al mismo tiempo compleja caracteriza el concepto de rPlanet Earth. «La configuración fue muy importante para nosotros en muchos aspectos. Por un lado, logramos así tener el consumo de CO2 más bajo que sepamos del mundo», explica Bob Daviduk. «Y, por otro lado, hacía sentido reunir todo bajo un solo techo, ya que así podemos trabajar con más eficiencia. Porque en rPlanet Earth se piensa sobre todo en el medio ambiente, es decir en nuestro planeta tierra. Nuestro gran objetivo es contaminar la tierra lo menos posible».

      Eliminación del proceso intermedio de peletización

      Después de reciclar el material PET, rPlanet Earth produce en su nueva planta preformas, lámina y envases termoformados. La aplicación principal del PET reciclado está en la producción de botellas para la industria de bebidas y alimentos. Y por este motivo alrededor del 35 por ciento de la producción de rPlanet Earth recaen en las preformas, un 50 por ciento en envases termoformados, La lámina representa un 15 por ciento aproximadamente del mix de materiales terminados. El contenido de rPET de los tres productos de envasado de rPlanet Earth puede llegar al 100 %, dependiendo del deseo del cliente.

      rPlanet Earth renuncia al paso de peletización durante la producción de sus productos terminados. Para ello, desarrolló junto con Krones un proceso que consiste en procesar directamente las escamas aún calientes en tres máquinas de extrusión de lámina y dos máquinas de moldeo por inyección. Así se reduce el tiempo de calentamiento del PET, lo que repercute positivamente en la calidad del material, pero también en el consumo de energía.

      Planes concretos de ampliación

      Las líneas de Krones fueron aceptadas ya a finales del 2018, pero la puesta en servicio de toda la planta se concluirá a finales del 2019. Pero Bob Daviduk y Joe Ross ya tienen nuevos planes. Porque debido a la creciente demanda por envases de grado alimentario en rPET, se está planeado agregar una segunda línea en la misma fábrica en Vernon, la cual podría tener un 50 por ciento más de rendimiento que la línea existente. En este caso la fábrica en Vernon tendría la planta de reciclado de PET más grande del mundo para esta cadena de procesos.

      Pero acá no acaba: rPlanet Earth quiere construir en los próximos años tres o cuatro plantas nuevas más en otros lugares del país y posiblemente en regiones con una densidad de la población elevada, en las cuales se recoge una gran cantidad de material PET usado y donde están los clientes finales. «Así también tendremos ocupado a Krones», bromea Bob Daviduk. «Nos espera a todos un futuro emocionante».


      Máquinas y soluciones seleccionadas
      kronesES
      kronesES
      0
      10
      1