cerrar
Búsqueda
Se buscan resultados
No hay resultados
    Referencia

    Línea aséptica que perdura

    Debe aceptar las cookies para utilizar esta funcionalidad.

    En 2004 se puso en marcha una llenadora aséptica cuatricolor en la empresa Sachsenmilch GmbH. No una cualquiera, sino la primera que Krones había construido jamás. Más de 15 años y 100.000 horas de funcionamiento después, la máquina sigue estando en plena forma gracias a un sofisticado concepto de mantenimiento que no deja nada al azar.

    Por favor, active JavaScript para poder reproducir este vídeo.

    En el trayecto por el Este del estado federado de Sajonia, donde se ubica Sachsenmilch, el ambiente de excursión se propaga inevitablemente entre nosotros. Pasamos por prados, campiñas, a lo largo de pequeños bosques, con hileras de suaves colinas en el horizonte. Nada hace intuir que nos estemos acercando a un polígono industrial hasta que, en la última curva que la carretera hace a la izquierda, se abre el panorama de una de las centrales lecheras más modernas de Europa.

    Idilio por fuera, tecnología punta por dentro

    Con una superficie de 63,2 hectáreas, Sachsenmilch compite en extensión con las pequeñas ciudades de los alrededores, pero lo hace solo en tamaño, porque, con sus 3.000 empleados, la empresa desempeña un papel central en la vida de toda la región. La sede actual de Leppersdorf, cerca de Dresde, fue inaugurada en 1995 y desde entonces no ha dejado de ampliarse. “En los 20 años que llevo aquí, no ha habido ni un solo día sin obras”, ríe Oliver Schmidt, jefe de producción de la planta “Frische 2” (que en alemán significa “frescura”). Y su compañero Jens Wenzel, jefe de mantenimiento, añade con orgullo manifiesto: “Se construyen nuevos edificios, llegan nuevas líneas, la fábrica nunca se detiene. Siempre mirando hacia adelante, también en tecnología”.

    Image 34135
    Sobre una superficie de más de 60 hectáreas de extensión se encuentra una de las centrales lecheras más modernas de Europa.

    El resultado de este empuje inversor son las 27 líneas de producción y llenado de las que dispone la empresa para productos líquidos y viscosos, entre los que se encuentran la leche y los batidos de leche, el yogur, el kéfir, el arroz con leche y la sémola de leche. Además de mozzarella y queso semiduro, en las tres queserías también se produce queso de leche agria que se envasa en un total de 23 líneas de embalaje.

    Image 34103
    Un vistazo a la variada gama de productos

    En el proceso de transformación de la leche se utilizan cuatro torres de pulverización para la producción de proteínas y calcio y cuatro secaderos de lecho fluidizado para la lactosa. Gracias a una perfecta combinación de productos, tecnologías y procesos, es posible aprovechar los 1.700 millones de litros de leche que recibe la empresa cada año sin apenas pérdidas de recursos. Así pues, se obtiene proteína en polvo de alta calidad a partir del suero sobrante de las queserías, y bioetanol a partir del azúcar residual que ya no es apto para uso alimentario.

    Esta atención constante por el máximo aprovechamiento de las materias primas también se refleja en el mantenimiento de las líneas de llenado. Los componentes susceptibles de desgaste se desmontan y revisan periódicamente obedeciendo a un plan detallado. La ejecución de inspecciones periódicas durante el funcionamiento evita que se produzcan pérdidas imprevistas de producto. Y el tiempo que inevitablemente hay que dedicar a la limpieza de las instalaciones se aprovecha para realizar pequeñas reparaciones. “Gracias a un plan de mantenimiento propio, nos aseguramos de que la producción funcione de la forma más fluida y eficiente posible”, subraya Pierre Göhring. “Un efecto secundario positivo de todo esto es que prolongamos la vida útil de las líneas”.

    La emoción aumenta

    Esto último queda patente también por la presencia de una línea aséptica de Krones que se puso en marcha en el año 2004 y que ya cuenta con más de 100.000 horas de funcionamiento. El corazón de la línea es la llamada llenadora cuatricolor, que llena hasta cuatro tipos de productos diferentes a la vez. En su momento, se desarrolló como prototipo específico para Sachsenmilch. Ambas empresas se beneficiaron por igual del proyecto, y siguen haciéndolo hoy, como revela Jens Wenzel: “La llenadora cuatricolor fue la primera sui géneris en el sector lácteo en aquel momento. De este modo sentamos las bases de una relación de colaboración que se ha mantenido y desarrollado durante 20 años”.

    Un aspecto fundamental es la estrecha colaboración con el departamento de asistencia técnica de Krones. “Aquí en Leppersdorf producimos las 24 horas del día, 7 días a la semana. Por eso dependemos de la alta disponibilidad de las instalaciones”, subraya Oliver Schmidt. Y para conservar dicha disponibilidad, en primavera y otoño se cierra toda la planta durante una semana para realizar tareas de mantenimiento. A pesar de la meticulosidad con la que se planifican las intervenciones: “La emoción aumenta siempre que llegan los técnicos de montaje”, ríe Jens Wenzel. “Lo más destacado, sin embargo, es cuando la producción se reanuda al cabo de una semana”.

    La línea aséptica ya ha sido testigo de muchas de estas intervenciones de mantenimiento planificado, y todo hace indicar que habrá muchas más en el futuro. “No importa qué piezas y componentes se necesiten en ese momento, Krones nos los facilita en breve. Y eso a pesar de que hablamos de una antigüedad de la planta de casi 20 años”, afirma Jens Wenzel. “Si alguna pieza de recambio no está ya disponible, se nos ofrecen inmediatamente soluciones alternativas o actualizaciones”. A lo largo de los años se ha establecido un fuerte vínculo entre las dos empresas: “La cooperación entre Krones y nosotros es excelente. Siempre recibimos el apoyo que necesitamos, ya sea de día o de noche”.

    Su contacto para alta eficiencia: Krones apoya a los fabricantes de bebidas y se ocupa de sus líneas durante toda la vida útil con soluciones y servicios.

    No importa qué piezas y componentes se necesiten en ese momento: Krones nos los facilita en breve. Y eso a pesar de que hablamos de una disponibilidad de la planta de casi 20 años. Erwin HächlJens WenzelJefe de mantenimiento de las líneas de embotellado “Frische 2”

    De nuevo un sistema aséptico, de nuevo un prototipo

    Cuando en 2019 estaba prevista la ampliación de las capacidades asépticas de producción, Krones volvió a llamar a la puerta con un prototipo y Sachsenmilch volvió a adjudicarle el encargo. En esa ocasión se trató del último desarrollo del bloque aséptico de sopladora y llenadora en seco. Lo que lo distingue del anterior Contipure AseptBloc DA es, entre otras cosas, su concepto de limpieza, el cual utiliza sosa cáustica caliente para limpiar la superficie de la máquina y vapor para limpiar los tramos que recorre el producto. La ventaja: el tiempo dedicado a la esterilización se reduce y la disponibilidad aumenta. La llenadora utilizada es otro modelo cuatricolor. El hecho de que hayan pasado 15 años desde esta y el primer prototipo se nota en muchos aspectos: “La servotecnología ha ocupado el lugar que le correspondía y es susceptible de ser comprobada, supervisada y monitorizada durante el proceso”, afirma Pierre Göhring. “El ajuste automático de las piezas de formato supone un gran ahorro de tiempo durante el cambio de formato, lo que alivia mucho físicamente a los empleados”.

    Contipure AseptBloc DA

    • Combinación compacta de sopladora, llenadora y taponadora
    • Llenado suave y seguro de productos delicados
    • Esterilización de preformas y tapones con peróxido de hidrógeno (H2O2)
    • Tratamiento integral de las preformas: por dentro, por fuera y en la zona del cuello
    • Tiempos de limpieza breves para lograr una alta disponibilidad de la planta

    El volumen de suministro incluía también dos etiquetadoras de sleeves modelo Sleevematic y una Variopac Pro T, que embala los envases etiquetados en bandejas. Milkron se encargó de la integración de la ingeniería de procesos de la nueva llenadora cuatricolor, con un paquete que consistía en un dispositivo para la dosificación de cultivos, un enfriador de yogur y una estación de mezcla de fruta.

    Desde 2021 la línea marcha con un rendimiento de 36.000 botellas por hora. Por muy lejos que esté aún de las 100.000 horas de funcionamiento, la certeza es también grande: en Sachsenmilch la planta no podría estar en mejores manos para batir ese récord en plena forma.

    Perfil de Sachsenmilch

    • Fundada en 1990, filial del Grupo Theo Müller desde 1994
    • Ubicación: Leppersdorf, cerca de Dresde (inaugurada en 1995)
    • 3.000 empleados
    • Gama de productos: desde leche y batidos de leche hasta mantequilla, yogur y queso, arroz con leche y otros postres
    • Capacidad: procesamiento de unos 1.700 millones de kilogramos de leche al año
    kronesES
    kronesES
    0
    10
    1