cerrar
Búsqueda
Se buscan resultados
No hay resultados
    Referencia
    Dos veces alta velocidad
    Debe aceptar las cookies para utilizar esta funcionalidad.
    En Europa, dos de las líneas de latas más rápidas de Krones se encuentran en Hell Energy, Szikszó, Hungría.
    • Barnabás Csereklye, director general de Hell Energy
    • Hell Energy es una de las tres mejores del mundo en el campo de las bebidas energéticas.

    Desde su fundación en 2006, Hell Energy ha experimentado un despegue vertical muy respetable. Después de tan solo cuatro años, este fabricante de bebidas energéticas se hizo con el liderazgo del mercado en su país de origen, Hungría, y otros países le siguieron poco después. Mientras tanto, esta empresa húngara se ha convertido en una de las tres primeras del mundo en su sector. Para poder satisfacer la creciente demanda de bebidas energéticas y refrescos carbonatados, la compañía hizo una importante inversión que incluía dos líneas de latas de alto rendimiento de Krones.

    Productos de primera calidad a un precio asequible – en Hell Energy estos dos atributos no son excluyentes, ¡al contrario! Las bebidas energéticas y los refrescos de Hell Energy están conquistando el mundo. Actualmente están disponibles en más de 50 países y su precio es inferior al de bebidas similares del segmento Premium. Un modelo de negocio muy meditado subyace a este éxito. «La constancia de nuestro enfoque en la integración vertical no la tiene ningún otro productor de bebidas energéticas. Planificamos internamente toda la cadena de producción, empezando por nuestra propia fábrica de latas de aluminio, pasando por una línea de PET de Krones y cuatro líneas de latas (tres de las cuales también son de Krones) hasta llegar a un almacén de estanterías totalmente automatizado. Además, también operamos nuestra propia estación de servicio, nuestro propio taller y flota de vehículos, así como una tienda virtual, y producimos las máquinas expendedoras para el comercio estacionario», enumera Barnabás Csereklye, director general de Hell Energy, y añade: «Esta fuerte estructura interna es definitivamente única en el sector».

    Por favor, active JavaScript para poder reproducir este vídeo.

    La producción se triplicó con creces

    Debido a que la demanda de sus bebidas energéticas y de refrescos está creciendo constantemente, Hell Energy amplió su infraestructura de manera constante, remarcando la tecnología punta. En el marco de su ofensiva de inversiones, la empresa también puso en marcha dos líneas de latas de alto rendimiento de Krones en 2018 y 2019, entre otras cosas. «Hasta entonces, nuestra capacidad de llenado en términos de latas se encontraba ligeramente por debajo de los 100.000 envases por hora, demasiado poco para cubrir las cantidades requeridas. Por eso decidimos aumentar las capacidades existentes, y las triplicamos con creces», explica Barnabás Csereklye.

    A la hora de elegir los nuevos equipos la decisión recayó sobre Krones, y no fue por casualidad, como explica el director general de Hell Energy: «Confiamos en Krones desde que comenzamos a envasar aquí en Szikszó nosotros mismos: En 2011 instalamos una línea de PET y de latas, y estamos increíblemente satisfechos tanto con su rendimiento como con el servicio de asistencia que le acompaña. Krones siempre ha hecho todo lo posible para responder a nuestros deseos y satisfacerlos de la mejor manera posible, y siempre de manera muy profesional y con espíritu de colaboración».

    Pasteurizador en lugar de conservantes

    Las dos nuevas líneas de Krones procesan 120.000 latas por hora respectivamente y ya están funcionando a tope: a toda velocidad, las 24 horas del día, en régimen de cuatro turnos. «En mi opinión, el alto rendimiento y la automatización son clave para satisfacer la gran demanda del mercado», dice Barnabás Csereklye. Mientras que una de las dos líneas está dedicada exclusivamente a las latas Slim de 250 mililitros, predominantemente la Hell Classic, la bebida energética más vendida, la segunda envasa todos los demás tipos, así como refrescos carbonatados y tés helados de la marca XIXO, y lo hace en tres formatos de lata diferentes.

    Image 24459
    Hell Energy le encargó a Krones dos líneas de latas idénticas, con un rendimiento de 120.000 envases por hora cada una.

    Ambos sistemas presentan idéntico diseño. Además de varios sistemas de inspección de latas vacías y llenas, y de una mezcladora Contiflow, ambas incorporan una Modulfill VFS-C de 175 válvulas de llenado. Para garantizar la mayor seguridad posible para todos los productos, todas las latas de Hell Energy (ya sea de bebida energética o té helado) pasan por un pasteurizador de dos pisos modelo LinaFlex. «Pasteurizamos todas nuestras bebidas para garantizar su estabilidad. Nunca le echamos a la lata ni conservantes, ni edulcorantes ni aspartamo. En cambio, apostamos exclusivamente por ingredientes naturales como el azúcar granulado o la stevia, el extracto de café y la leche, pero también por las vitaminas», dice Barnabás Csereklye. Hell Energy utiliza una Variopac Pro para el embalado y una Pressant PalBloc, compuesta por un Robobox y una Pressant Universal, que procesa hasta 580 capas por hora, para el agrupamiento y la paletización del producto. SitePilot Line Diagnostics se encarga de la supervisión de toda la producción.

    «En todas nuestras inversiones nos centramos en la selección de las tecnologías más modernas y eficientes del mercado. Porque nos movemos en el sector del alto rendimiento. Por lo tanto, hay que evitar a toda costa las pérdidas de producto, los grandes consumos de energía o las paradas de producción y, por supuesto, no hay que hacer concesiones en lo que a calidad se refiere», resume Barnabás Csereklye. «Es precisamente por eso por lo que nos decidimos por Krones. Los muchos años de buena cooperación hablaron por sí solos, y ya durante la fase de instalación y puesta en marcha se puso de manifiesto que una vez más habíamos acertado con nuestra elección. Estábamos y seguimos estando muy satisfechos porque Krones fue capaz de cumplir con nuestras expectativas». Y Hell Energy nunca dejó pasar la oportunidad de que sus propios empleados se beneficiaran del bagaje de experiencia y conocimientos de Krones. Siempre que fue posible, el equipo que más tarde se encargaría de las líneas también trató de memorizar cada intervención y cada operación realizada por los técnicos de Krones, anotando los detalles y haciendo fotos y vídeos. Gracias a esta iniciativa personal y con la asistencia a través del servicio a distancia de Krones fue posible remediar inmediatamente cualquier problema espontáneo que surgiera en la línea durante las restricciones de desplazamiento debido al coronavirus. 

    A diferencia de otros productores de bebidas, Hell Energy registró cifras de crecimiento de dos dígitos durante el confinamiento mundial por coronavirus: «En el primer semestre de 2020 nuestra facturación interna aumentó más del 30 por ciento, mientras que nuestras exportaciones se incrementaron en un 24 por ciento», se congratula Barnabás Csereklye. «Esto también puede haber sido debido al hecho de que reaccionamos muy rápidamente y fuimos muy creativos al comienzo de la pandemia. Hemos añadido vitaminas C y D a nuestra bebida energética más vendida y la hemos vendido con el nombre de Hell Classic Plus, pero al mismo precio que la versión Classic. Creo que es precisamente esta fuerza innovadora, y de apertura, lo que nuestros clientes aprecian». Estas son las cualidades que Hell Energy desea conservar en el futuro. De acuerdo con su filosofía de ofrecer productos de alta calidad a un precio asequible, la empresa está trabajando para ampliar aún más su presencia en el mercado mundial, al tiempo que defiende su actitud de mejores prácticas. Es el único productor de bebidas energéticas del mundo con un grado tan alto de automatización e integración vertical en un único centro.
     

    La mejor práctica de integración vertical

    Las instalaciones de la empresa Hell Energy están situadas en Szikszó, en el noreste de Hungría. Al norte de la planta se encuentra Quality Pack, el centro de producción de latas de aluminio de la compañía. 1.500 millones de latas se producen en dicho centro anualmente, pero eso no es todo. Una segunda línea de producción de latas pronto se incorporará a la planta. La nave de Quality Pack está conectada directamente a un almacén de materias primas y a un almacén de estantes elevados totalmente automatizado con capacidad para 32.000 palets. Este último linda con las naves de envasado. Actualmente están funcionando allí, sobre una superficie de más de 12.500 metros cuadrados, tres líneas de latas y una línea de PET de Krones. 

    En septiembre de 2020, Hell Energy inauguró otra nave de envasado incorporando así a su producción también el café helado. La línea de latas necesaria para ello ya estaba instalada, pero no así el equipo para la fabricación del producto. La filial de Krones, Milkron, se encargó de toda la ingeniería de procesos, hasta la puesta en marcha, mientras que la propia Krones suministró el sistema para productos UHT VarioAsept M y su filial HST, el homogeneizador.

    Boom de popularidad gracias a Bruce Willis

    Por favor, active JavaScript para poder reproducir este vídeo.

    El mercado de las bebidas energéticas está muy disputado, pero Hell Energy ha logrado en los últimos años dar un nuevo impulso a su popularidad. Una de las razones radica en la estrategia de marketing de la empresa. Además de varios patrocinios deportivos, entre ellos la Fórmula 1 para Williams, la empresa húngara contrató nada más y nada menos que al famoso actor estadounidense Bruce Willis como embajador de la marca en 2018, duplicando así sus cifras de ventas. Este consorcio húngaro de bebidas es actualmente el tercero en el mercado mundial de bebidas energéticas, e incluso lidera el mercado en diez países de Europa central y sudoriental, a veces con una cuota superior al 60 por ciento.

    kronesES
    kronesES
    0
    10
    1