cerrar
Búsqueda
Se buscan resultados
No hay resultados
    Referencia

    Lata y botella: cervecería artesanal de Budapest confía en llenadora combinada de Kosme

    Debe aceptar las cookies para utilizar esta funcionalidad.
    Monyo Brewing expande e invierte en una Barifill Canto, la nueva llenadora combinada de latas y botellas de Kosme.
    • Sabor completo en el vaso: en la taberna Monyo Tap House en el centro de Budapest es posible degustar las cervezas, las limonadas y las cervezas Grape Ales actuales de Monyo.

    El lema de la cervecería artesanal Monyo es cero compromiso en la calidad de la cerveza. Correspondientemente altas eran las exigencias a la línea de embotellado cuando la cervecería amplió sus capacidades el año pasado. La decisión recayó en una Barifill Canto, la llenadora combinada de latas y botellas de Kosme.

    Hay que divertirse siempre, así dicen en Monyo Brewing, y así es el ambiente que se respira ya en el patio: aquí se encuentran instalados un escenario, una arena para el público y una barra, y en verano se celebran fiestas y conciertos. Los coches están decorados con escenas de dibujos animados de mucho colorido, las cuales son EL sello distintivo de la cervecería joven. Las latas y botellas también son coloridas, con personajes de dibujos animados y nombres concordantes: las bebidas se llaman Mango Hero, Flying Rabbit, Grumpy Octopus o Lazy Pirate para nombrar unas pocas. Botond Prischetzky es el director de marca de Monyo y ayudó a desarrollar el llamativo diseño: “La diversión está en nuestro ADN, y esto se debe reflejar también en nuestra imagen. Además necesitamos un número infinito de variaciones. Para las muchas bebidas, para nuestro bar, los conciertos y quien sabe que más nos inventamos más adelante. Y funciona muy bien con los personajes de dibujos animados”.

    Producción de cerveza artesanal en Hungría

    En los últimos 20 años se ha desarrollado en Hungría un sector muy animado de cervezas artesanales. Hoy en día, aproximadamente 60 cervecerías artesanales lanzan al mercado de cinco a seis cervezas nuevas cada semana. Monyo está presente desde 2014 y ha sido un pionero del sector desde el principio cuando se trata de nuevos estilos de cerveza como Fruit Sour, Spicy Stout o Barley Wine.

    Article 28535
    Botond Prischetzky es el director de marca de Monyo y ayudó a desarrollar el llamativo diseño.

    Pero la mayor diversión está en la cerveza misma. El surtido habitual básico incluye IPAs, New England IPAs, Porters y cervezas de fruta, y recientemente refrescos como limonadas de maracuyá, de fresa y lima, de jengibre y melocotón. El éxito de ventas y la cerveza insignia es Flying Rabbit, una de las IPAs más famosas de Hungría. Además, Monyo crea constantemente nuevas fórmulas. “Experimentamos y tratamos de encontrar la fórmula perfecta para casi todos los ingredientes”, dice David Schüszler, el maestro cervecero, y agrega: “En especial, los lotes individuales los hacemos por diversión y amor por la cerveza. Esto hace que el trabajo en Monyo sea tan especial”. Esto es cierto especialmente para las llamadas cervezas de colaboración, es decir, proyectos conjuntos con otras cervecerías artesanales de todo el mundo. Nos conocemos de festivales, nos visitamos, cocemos nuevas fórmulas y, sobre todo, nos divertimos juntos. Monyo no le tiene miedo a los ingredientes exóticos, al contrario: fueron una de las primeras cervecerías artesanales húngaras en experimentar con frutas. Hoy, por ejemplo, Monyo ofrece la cerveza de cereza agria Party Animal Meggy Ale que pertenece a la serie Party Animal.

    Por favor, active JavaScript para poder reproducir este vídeo.

    ¿Tomar cerveza después de vino, o vino después de cerveza … o por qué no combinar ambos?

    Los maestros cerveceros y amantes de los experimentos no se detienen incluso ante el vino. Para su serie Hungarian-Terroir iniciaron una colaboración con productores de vino húngaros. “Queríamos distinguirnos de otras cervecerías artesanales. Una buena IPA se puede producir en todas partes. La pregunta era: ¿Qué podríamos hacer que fuese típico húngaro? Hungría es conocida por su cultura del vino y teníamos contactos ahí, era lógico comenzar entonces una cooperación”, dice Botond. Mientras tanto, cuatro veces al año, se producen vinos de cervezas o cervezas de vino, las llamadas Grape Ales. En términos de sabor y contenido de alcohol, a menudo son similares a los vinos de sobremesa.

    Los productores de vino proponen una variedad de uva o vino para este fin y Monyo prepara una fórmula que combine bien. A veces las Grape Ales maduran en barricas de vino especialmente seleccionadas, a veces se añaden uvas al final del proceso de fermentación – las posibilidades son muchas. Para la actual Szekszárd Hungarian Grape Ale, la más ligera hasta la fecha con solo un 4,8 por ciento de graduación alcohólica, se fermentaron el mosto de la uva Kadarka y el orujo de uva de la región de vino tinto de Szekszárd junto con la cerveza básica. La levadura utilizada para la fermentación también procede del productor de vino. “No conozco ninguna otra cervecería que combine vino y cerveza de esta manera”, comenta David.

    Image 28540
    Los maestros cerveceros y amantes de los experimentos de Monyo combinan cerveza y vino húngaro para obtener las cervezas únicas Grape Ale.

    Lo más importante es la calidad de la cerveza

    Fiel al lema de la empresa “Nos tomamos en serio la elaboración de la cerveza, todo el resto es diversión”, Monyo no hace concesiones en la elaboración y en la calidad de la cerveza. Después de todo, la cervecería existe solo porque su fundador, Ádám Pein, estaba insatisfecho con la entonces muy variable calidad de las cervezas artesanales húngaras que vendía en su bar Monyo. En 2014 se asoció con Németh Anti, uno de los primeros cerveceros artesanales aficionados de Hungría. Juntos fundaron Monyo Brewing para demostrar que las cosas se podían hacer mejor.

    El éxito les está dando la razón y su establecimiento antiguo, con un volumen de producción de aproximadamente 200.000 litros por año, se había vuelto demasiado pequeño. Hace poco más de un año, Monyo expandió y hoy día cuenta con aproximadamente seis veces la capacidad anterior. En la sala de cocción fueron integrados tanques de 6.000 litros para el surtido estándar, los antiguos tanques de 2.000 litros están ahora reservados para las series especiales. Además de las clásicas botellas de cerveza de 0,33 litros, ahora también las latas complementan el surtido. “Las latas no se rompen y son más fáciles de reciclar, y la logística también es más fácil. Además, protegen mejor la cerveza de la luz y alcanzan con mayor rapidez la temperatura de almacenamiento en la bodega refrigerada”, subraya David, que también dirige la producción. “Pero muchos pubs prefieren botellas, por lo que necesitamos una línea de llenado que nos permita cambiar entre los dos tipos de envases”.

    Image 28541
    David Schüszler el maestro cervecero y director de producción de Monyo

    Además de esta flexibilidad, los criterios más importantes para el nuevo llenado fueron una alta estabilidad en el proceso, la automatización y, por supuesto, la calidad de la cerveza. “Queríamos reducir más la absorción de oxígeno”, dice David. “Cuanto menos oxígeno entra en la cerveza, más tiempo se mantiene el sabor completo, especialmente el sabor lupulado y afrutado”. Los responsables de Monyo también visitaron las cervecerías que trabajaban con líneas de Krones o Kosme en su búsqueda por líneas adecuadas. Al final, la decisión fue a favor de la Barifill Canto de Kosme, que llena latas y botellas. “La combinación de estabilidad, automatización y baja absorción de oxígeno fue determinante para nosotros”, explica David. “Ningún otro fabricante podía ofrecernos eso”.

    Las latas son más económicas que las botellas, pero muchos pubs prefieren las botellas. Por eso necesitamos una línea de llenado que nos permita cambiar de forma flexible entre los dos envases. Erwin HächlDavid SchüszlerDirector de producción de Monyo Brewing

    Una de las primeras Barifill Canto

    Kosme diseñó y suministró toda la línea, desde la despaletizadora totalmente automática hasta la llenadora Barifill Canto y la etiquetadora Flexa Sensicol hasta la embaladora. Los cartones terminados se paletizan manualmente. La nueva línea está en funcionamiento desde otoño de 2021.

    Image 28543
    Gracias a la Barifill Canto, Monyo puede llenar latas y botellas en una sola máquina.

    Una llenadora combinada de latas y botellas es también una novedad para el Grupo Krones, y la Barifill Canto de Monyo es, por lo tanto, una de las primeras que Kosme ha puesto en servicio. Consta de enjuagadora, llenadora y taponadora de tapones corona y una cerradora de latas. Para ello, Kosme ha desarrollado una válvula de llenado combinada especial y basada en los altos estándares de los sistemas de llenado de Krones de la serie Modulfill. Ha sido diseñada de tal manera que el cambio de envase solo es ejecutado a través del menú de funcionamiento de la pantalla táctil. Debido a que así la válvula no debe ser tocada para ello, el sistema cumple los requisitos de higiene más exigentes.

    Barifill Canto: La llenadora flexible para lotes pequeños

    Con la llenadora combinada Barifill Canto, los fabricantes de bebidas pequeños como las cervecerías artesanales o los vinicultores pueden llenar sus productos en dos tipos de envases sin tener que invertir en dos máquinas. La máquina está diseñada para que el cambio de envase se demore el menor tiempo posible.

    Barifill Canto llena cerveza, vino o refrescos carbonatados en latas, así como en botellas de vino y cerveza. Los volúmenes posibles son de 0,15 a 0,66 litros para latas, de 0,25 a 1,5 litros para botellas (vino) o de 0,25 a 0,75 litros (cerveza). El rendimiento de la máquina también es seleccionable de manera flexible: por ejemplo, para los envases de 0,33 litros, se pueden llenar entre 2.500 y 16.000 envases por hora.

    La Barifill Canto es también la primera llenadora combinada que reúne el sistema de medición óptimo para la cantidad de llenado respectivamente para botellas y latas en una sola válvula de llenado. En el caso de las latas, la cantidad de llenado se mide volumétricamente con un caudalímetro inductivo, para las botellas con una sonda. Las taponadoras integradas garantizan que los envases sean cerrados inmediatamente después del llenado, lo que ayuda a mantener baja la absorción de oxígeno. Este concepto y la calidad alta resultante de la cerveza convencen también en la práctica. El director de producción de Monyo está muy satisfecho con los valores muy bajos de oxígeno total (TPO). Tanto para botellas como para latas, están constantemente por debajo de 80 ppb.

    Por favor, active JavaScript para poder reproducir este vídeo.

    Cambio sencillo de envases

    En Monyo, la Barifill Canto está diseñada para 6.000 envases por hora y llena latas y botellas de 0,33 litros. Las botellas más grandes, por ejemplo para las cervezas Grape Ale, se siguen procesando en la antigua línea de llenado. El volumen de suministro incluía también el sistema CIP para la limpieza del sistema, instalado adyacente a la llenadora. La inspeccionadora instalada después de la Barifill Canto controla la cantidad de llenado correcta mediante rayos X tanto de las botellas como de las latas.

    David quedó positivamente sorprendido de la cerradora de latas: “Antes ya había trabajado con líneas de latas y siempre tuvimos problemas con la cerradora. En la nueva línea no ha habido ningún contratiempo con ella. No tenemos que reajustar nada, siempre funciona dentro de las especificaciones. Esto es un gran logro”.

    Image 28544
    La calidad de la cerveza por encima de todo: David Schüszler está muy satisfecho con la baja absorción de oxígeno en las latas y botellas.

    En total, actualmente Monyo llena más latas que botellas. Hasta ahora, el personal solo ha cambiado de envase tres o cuatro veces y ha quedado gratamente sorprendido. “Es mucho más fácil de lo que pensábamos”, expresa David contento. “Todavía estamos aprendiendo, por supuesto, pero ya comienza a establecerse una rutina. Si seguimos el proceso paso a paso como descrito, en realidad no podemos cometer errores. Es prácticamente infalible”, dice.

    Ningún otro fabricante podía ofrecernos esta combinación de estabilidad, automatización y absorción de oxígeno. Erwin HächlDavid SchüszlerDirector de producción de Monyo Brewing

    Las latas y botellas llenas y secas son decoradas con etiquetas autoadhesivas en la etiquetadora Flexa Sensicol. “Producimos muchas cervezas diferentes, así que lo más fácil es aplicar la etiqueta correspondiente sobre una lata en blanco”, explica David la decisión por esta máquina. Su velocidad también es algo nuevo: la etiquetadora anterior detenía los envases para aplicar la etiqueta, mientras que en la máquina rotativa Flexa Sensicol esto sucede estando en movimiento, y así logra decorar hasta 6.000 envases por hora. Lo que más le gusta a David son las dos estaciones para etiquetas: “Cuando termina una bobina, cambiamos directamente a la otra bobina y luego recargamos con calma las etiquetas, mientras la máquina sigue funcionando”.

    Dedicación total a la cerveza

    Durante la conversación, queda claro lo que representó para los responsables de Monyo el paso de aumentar la capacidad en seis veces y de instalar el nuevo equipo más sofisticado. El apoyo de Kosme nos ayuda mucho, como dice David: “Podemos hacer preguntas directamente y normalmente recibimos rápidamente una respuesta que resuelve nuestro problema. Aunque estamos desarrollando rápidamente nuestra propia rutina, ahora al comienzo este apoyo es realmente valioso”.

    En general, estamos muy satisfechos con la nueva línea. “Para mí, era importante automatizar el proceso tanto como fuera posible”, afirma. “Con la línea antigua, teníamos muchas operaciones manuales, como en la despaletización y paletización. Ahora solo dos personas pueden operar toda la línea, esto es un gran paso hacia adelante”. El hecho de que las botellas ya no deben ser colocadas manualmente una por una en la línea es una gran ventaja también en términos de higiene.

    Pero lo más importante es y no podría ser diferente – la cerveza misma. “Queríamos la automatización en parte también para que el personal se pudiera concentrar en la cerveza. Para ver que todo marche bien, o para desarrollar ideas nuevas. La automatización libera la mente y así pueden nacer nuevas cosas”, subraya David.

    Image 28549
    La misma válvula de llenado llena latas y botellas con cantidades exactas. Los cambios de ajuste para envases nuevos se realizan a través del panel de control sin tocar la válvula.

    Las máquinas aún no funcionan a plena carga. Sin embargo, gracias a la nueva capacidad obtenida, Monyo quiere impulsar las exportaciones internacionales. Se espera que la serie principal aumente significativamente en volumen y, por supuesto, se crearán muchas cervezas nuevas. Solo para el año 2022, hay 27 bebidas en el calendario de lanzamiento: además de seis cervezas y tres limonadas en el surtido habitual y cuatro cervezas especiales de temporada, en la agenda hay doce cervezas de colaboración, tres New England IPAs extra fuertes, cuatro Hungarian Terroir Grape Ales, así como la serie Party Animal que consiste en una cerveza ale de cereza agria, una IPA, una cerveza Witbeer y una cerveza Lager. Además, Monyo produce cerveza por contrato para cerveceros caseros y cervecerías artesanales con poca capacidad propia. Gracias al mayor volumen de producción y a la buena calidad, la gama de producción por contrato de Monyo ahora también atrae a cervecerías industriales y ya cuenta con varios socios en Hungría y en el extranjero.

    Así que podemos esperar con interés lo que esta cervecería innovadora seguirá sacando a la luz. La mejor manera de probar sus creaciones es durante una velada agradable en el Monyo Tap House en el centro de Budapest, en el lugar donde Ádám Pein por estar insatisfecho de la calidad de las cervezas artesanales que vendía, fundó entonces Monyo Brewing. Y donde ahora el visitante sentado cómodamente en el columpio junto al mostrador o en una de las mesas, puede disfrutar de toda la variedad de cerveza artesanal de calidad verdadera.

    Detalles del proyecto

    Proyecto: Una línea para despaletizar, llenar, etiquetar y embalar botellas y latas
    Cliente: Monyo Brewing
    Ubicación:  Budapest, Hungría
    Puesta en marcha: Verano 2021
    Envergadura: Línea combinada de botellas de vidrio y latas con un rendimiento de 6.000 envases por hora, que consta de:
    • Llenadora combinada Kosme Barifill Canto: llenadora combinada para botellas y latas
    • Sistema CIP integrado para la limpieza de la línea
    • Etiquetadora Kosme Flexa Sensicol para etiquetas autoadhesivas
    kronesES
    kronesES
    0
    10
    1