cerrar
Búsqueda
Se buscan resultados
No hay resultados
    Backstage
    De las buenas líneas asépticas y de la tierra del sol naciente
    Debe aceptar las cookies para utilizar esta funcionalidad.

    «¿Cómo reconocer una buena línea aséptica?» Esta pregunta bastante directa me la formularon en mi primer viaje al Japón hace aproximadamente nueve años. Fue el inicio de una serie de viajes de negocios al país del sol naciente. En aquel momento, no me imaginaba que poco después iría a Asia por varios años para promover las soluciones asépticas de Neutraubling en esta región tan heterogénea. 

    Aunque algunas raíces del llenado aséptico de bebidas están en las botellas PET, emprendí el viaje con gran respeto por el nuevo entorno debido a:

    • las altas expectativas que ya se habían evidenciado en el intercambio de correos electrónicos con los clientes en forma de listas de preguntas muy largas y detalladas en Excel,
    • y la barrera del idioma igualmente conocida y que hace casi imposible el intercambio con los clientes sin un apoyo local.

    Mis colegas muy diligentes de la sucursal japonesa de Krones (conocida internamente como KJ) se encargaron de la cuestión del idioma. Antes de las primeras citas con los clientes, me recibieron muy amablemente en la oficina y todos los colegas de ventas se tomaron el tiempo de participar en un entrenamiento sobre procesos asépticos. Naturalmente, también fue una oportunidad para que los colegas pudiesen actualizar sus conocimientos y tener una visión general del vocabulario técnico utilizado por mí. Al fin y al cabo, tenían que saber a qué me refería para convencer en los próximos días conmigo y más allá, también sin mí, a los clientes de la industria local de bebidas acerca de los procesos asépticos, made in Germany. 

    Para satisfacer las expectativas y para las preguntas con máximo factor de zoom en los detalles, me preparé con diapositivas personalizadas. Estas tuvieron muy buena acogida entre los colegas del entrenamiento y antes de la primera cita con el cliente aprendí la diferencia entre las dos expresiones, las cuales suenan como algo así «¿So des ka?» (Sou desu ka) y «¡So des ne!» (Sou desu ne). Recomiendo estudiarlas antes de un viaje al Japón.

    Así pues, las cosas empezaron bien: las diapositivas tuvieron una buena acogida entre mis colegas locales y, a cambio de mis explicaciones técnicas, logré al menos aprender algunas expresiones japonesas simples. La interacción con los colegas fue mejorando cada vez más y ya en la segunda cita pude reprimir mi reflejo alemán del apretón de manos y comencé a hacer una discreta reverencia como es costumbre en el país. 

    ¿A la tercera va la vencida?

    «Vamos a ver…» pensé entonces al inicio de la tercera cita. En una pequeña sala de reuniones sencilla en Tokio, pronto se hizo evidente: esta cita sería diferente. Ya en el camino, cuando viajábamos juntos en el tren subterráneo a toda velocidad, mis colegas me anunciaron que ahora nos esperaba una cita japonesa más bien tradicional. Después de la ceremonia de intercambio de tarjetas de presentación con una pequeña reverencia, quedó claro que hoy solo trabajaríamos con lápiz y papel, más no con mis diapositivas meticulosamente recopiladas. 

    Luego comenzamos: la pregunta inicial del cliente fue traducida al inglés por mi colega. Sin embargo, necesité unos minutos y varios intentos de respuestas de mi parte hasta darme cuenta de que la mente muy fresca en el cuerpo de un hombre de unos 60 años no quería escuchar una larga lista de respuestas correctas de mi parte. Mi interés y mi espíritu se despertaron. 

    Finalmente entendí que, a diferencia de otros círculos culturales, no iba a ganar puntos recitando y repitiendo una y otra vez que nuestra solución es superior a aquella de la competencia, las llamadas USP (propuestas únicas de venta). Al final del artículo aparece una relación de las mismas. En lugar de esa ráfaga de argumentos, era necesaria más bien una verdad algo más compacta. Y eso a su vez significaba para mí: abandonar mi zona de confort, es decir los detalles técnicos que tanto me son familiares para ajustarme plenamente a mi interlocutor y a la situación. 

    Justo cuando estaba por probar cuestiones filosóficas al estilo de «¿un árbol que cae en un bosque hace ruido, incluso si nadie lo oye?», me vino a la mente el punto de vista apropiado en el país de los productos elaborados con mucho gusto, como la comida (basta pensar en la carne de Kobe, en sushi teppanyaki o en los artísticos sashimi), los whiskies más finos, las espadas katana minuciosamente elaboradas a mano o la electrónica (como las consolas de videojuegos de nuestra juventud).  
     

    Article 24576
    Sushi japonés

    En qué se reconoce una buena línea aséptica: en que el usuario no percibe el esfuerzo necesario que hay detrás de la solución. Funciona de la misma forma sencilla y fiable que otros conceptos de línea, solo que llena una variedad mucho mayor de productos sensibles. Por lo tanto, para nosotros, como fabricantes, el arte consiste en dar cierta levedad y accesibilidad al tema, en parte complejo, del llenado aséptico. Para que esto funcione, es evidente que tenemos que hacer nuestros deberes. Sin embargo, una solución elegante no lo demuestra en su aplicación. Por el contrario: se muestra modesta ante el usuario e impresiona por su operación sencilla. Por lo tanto, no es la complejidad de los procesos o la simplicidad en la construcción de la línea, sino la simplicidad en el manejo de la línea. (Y esto independientemente de la complejidad de los problemas que resuelve.)

    Article 24577
    Para celebrar el día – té japonés

    Después de que mis colegas tradujeran esta respuesta, el cliente sonrió y me dirigió las primeras palabras en inglés: «You might be right, Paul-san». Para celebrar el día, invité a mis diligentes colegas traductores, sin los cuales nunca hubiera superado está prueba a algo apropiado a la ocasión: a un noble té japonés de jazmín en la edición especial de flor de cerezo, naturalmente, llenado asépticamente.

    Otros argumentos que también me pasaban por la cabeza ese día, porque siempre han definido el proceso aséptico de Krones, no fueron tratados en aquella ocasión, pero los quiero mencionar acá en este artículo:

    • Los cambios rápidos de producto y de formato hacen que el equipo sea superflexible. Esto es especialmente ventajoso en Japón, donde se procesa con una sola línea desde los viales más pequeños con una dosis concentrada de vitamina C ácida intensa hasta la botella rectangular de 2 litros de un té suave y aromático, sin azúcar.
    • Largos tiempos de producción con máxima eficiencia combinados con tiempos de limpieza y esterilización más rápidos.
    • Las ventanas de proceso anchas para la esterilización de los envases abre paso a la flexibilidad en el «triángulo mágico» de los parámetros de tratamiento tiempo, temperatura y concentración, por lo que, por ejemplo, ya no se excluyen las botellas de peso ligero ni las altas tasas de esterilización. 
    • La reproducibilidad y la estabilidad en los cambios de formato parcialmente automatizados regalan «peace of mind», debido a que: dependen menos del nivel de capacitación del operador.
    • Todo de un solo proveedor: sin interfaces, no hay acusaciones ni ocultaciones; Krones la construye y Krones pone en marcha la línea completa de modo fiable. 
    • Bajo consumo de medios y, por lo tanto, sostenibilidad en la operación continua. 
    • Todo ello acompañado de diferentes funciones y controles en el sistema, que supervisan constantemente las funciones básicas. También vale la pena mencionar que la información rastreada es guardada por años para poder demostrar, en el peor de los casos, las condiciones a las cuales estuvo expuesta la botella individual y sus microscópicos habitantes originales. 
    • Por último, pero no menos importante, hay que mencionar las opciones de formación para operadores y gestores a través de la Academia Krones, así como el servicio posventa Lifecycle Service in situ, hasta que la línea se jubile después de muchas, muchas décadas. 
    kronesES
    kronesES
    0
    10
    1