cerrar
Búsqueda
Se buscan resultados
No hay resultados
    Tendencia
    Mucha atención al comprar el film plástico
    Debe aceptar las cookies para utilizar esta funcionalidad.
    02. noviembre 2021
    4:10 min.

    ¿Cuál es la mejor película de embalaje para mi aplicación? ¿Qué se debe tener en cuenta al cambiar a películas más delgadas? ¿Y cómo puedo cambiar mi producción a película reciclada? Las respuestas a estas preguntas las proporciona el laboratorio de film plástico de Krones.

    Para los consumidores, es simplemente una película de plástico, para los profesionales toda una ciencia: los que desean producir embalajes retractilados tienen la opción de elegir entre innumerables tipos de films plásticos, y cada uno de ellos tiene características diferentes. “Film plástico y film plástico no es lo mismo”, sabe Ingo von Maltitz de la tecnología de embalaje de Krones. “Qué film plástico utilizo como embotellador y cómo lo proceso tiene un enorme impacto en la óptica, los costes y la sostenibilidad de un embalaje”.

    Hablar con hechos

    Para estudiar objetivamente las diferentes causalidades e interacciones, Krones creó en 2015 el laboratorio de film plástico. En él ya se han realizado más de 1.000 análisis de films plásticos de 120 fabricantes de todo el mundo. Y esto no solo para la propia investigación de Krones, sino también para un número cada vez mayor de clientes que encargan a nuestros expertos en films plásticos de examinar objetivamente los materiales de embalaje. Por ejemplo, para averiguar cuál de los varios materiales es el más adecuado para la aplicación en cuestión, o si piensa cambiar a un nuevo tipo, y quiere estar seguro de las consecuencias.

    Una vez que los clientes mandan sus muestras, comienza el análisis meticuloso. Desde la resistencia a la tracción hasta la tensión superficial, los coeficientes de contracción y las propiedades de las costuras de sellado, los materiales se revisan según los criterios más diversos. Los resultados de las pruebas se resumen en un informe de unas diez páginas. Este no solo desglosa las mediciones obtenidas, sino que también las interpreta en gráficos fáciles de entender: el gráfico de tacómetro subdividido en los colores de semáforo rojo, amarillo y verde, muestran de un vistazo las características del film plástico.

    Sostenible para el medio ambiente y los explotadores

    Las principales conclusiones del análisis se resumen y explican además de nuevo en una reunión consultiva personal. ¿Cómo afecta una película específica el proceso de producción? ¿Es afectada la óptica del embalaje, por ejemplo, debido a la formación de arrugas u ondas? ¿Es necesario cambiar los ajustes de la máquina embaladora? Los resultados de los análisis permiten responder claramente a estas y otras preguntas similares, sobre la base de una información objetiva. “El análisis del film plástico ofrece exactamente los argumentos necesarios para tomar una decisión de compra”, dice Ingo von Maltitz. “Nuestros clientes saben así exactamente lo que les espera cuando utilizan una película en particular”.

    En las muestras recibidas en los últimos tiempos, se observan claramente dos tendencias. Por ejemplo, los explotadores están cada vez más interesados en los materiales de embalaje compuestos por plásticos reciclados y en películas más delgadas que las utilizadas hasta ahora. Estas últimas, además de aportar ventajas medioambientales, también aportan ventajas económicas: “En el grosor de la película, por así decirlo, se encuentra la mayor parte del dinero, principal y naturalmente debido a la menor necesidad de material”, dice Ingo von Maltitz. “Sin embargo, las películas más finas también ahorran tiempos de cambio y preparación en la máquina. Debido a que caben más metros de película en una bobina, hay que cambiar de bobina con menos frecuencia”.

    El análisis del film plástico ofrece exactamente los argumentos necesarios para tomar una decisión de compra. Porque nuestros clientes saben así exactamente lo que les espera cuando utilizan una película en particular. Erwin HächlIngo von MaltitzDirector de productos de tecnología de embalaje de Krones

    Máquinas con mucha sensibilidad

    Esto supone una importante reducción de la carga de trabajo para los operadores de las líneas, pero para la ingeniería mecánica es un reto nada fácil. Cuanto más delgada sea la película, más tiende a romperse o a derretirse en el túnel de retractilado. “Las embaladoras deben tratar una película de este tipo con mucho cuidado”, dice Ingo von Maltitz. Para garantizar esto, la tecnología de embalaje de Krones ofrece en su surtido algunos módulos especialmente diseñados para ello. Estas opciones pueden seleccionarse tanto al comprar una Variopac Pro como un paquete suplementario, o también ser reequipadas en modelos existentes. Además, cada máquina del cliente se ajusta individualmente al tipo de film plástico previsto.

    “Esto permite reducir el grosor de la película a hasta 25 micras - las de uso corriente en el mercado son de 40 a 60 micras”, dice Ingo von Maltitz. “Con una Variopac Pro en ejecución sobre dos vías, que funciona a 60 impulsos por minuto en régimen de tres turnos, se pueden ahorrar unos 200.000 euros al año”. De todos modos, los expertos en films plásticos de Krones animan a sus clientes a aventurarse hasta los límites de lo técnicamente factible. Tanto si se trata de procesar películas recicladas como de reducir drásticamente la película sobresaliente o solapada: “Respaldados por una técnica fuerte, se puede tener objetivos algo más ambiciosos”, dice Ingo von Maltitz. “A menudo, nuestros clientes se sorprenden de lo que es posible hacer con nuestras máquinas de embalado”.

    Ensáyelo de una vez

    ¿Desea obtener una primera impresión de qué ahorro es posible? Entonces ensaye nuestra calculadora de film plástico:

    A la calculadora del ahorro posible

    02. noviembre 2021
    4:10 min.
    kronesES
    kronesES
    0
    10
    1