close
La cerveza artesanal
Fuera de lo normal
La pesada y sombría música heavy metal retumba en la cervecería de restaurante y en la planta cervecera desde por la mañana.

En las paredes de la nave de embotellado se encuentran pinturas con imágenes de fantasy, zombies y tiras cómicas. Aquí trabajan roqueros punk, nerds, tatuados con barba y frikis de pelo largo. A este ambiente pertenece también la mayoría de los amantes de las cervezas de Three Floyds Brewing en Muenster, Indiana. «Fuera de lo normal»: este eslogan de la cervecería sigue siendo aplicado al crear cervezas salvajes de sabor intenso, y los diseños extravagantes de las etiquetas y los embalajes. Pero debido a que también muchos amantes de la cerveza «comunes» consumen las cervezas de Three Floyds Brewing, la cervecería pudo y tuvo que invertir ahora en una nueva línea de embotellado más grande.

Por favor, active JavaScript para poder reproducir este vídeo.

Librepensamiento

Nick Floyd inauguró en 1996, a la edad de 25 años, su propia cervecería en una bodega de apenas 500 metros cuadrados en Hammonds, Indiana, y «con 500 dólares en el bolsillo», según comenta. En el año 2000 il se mudó con su cervecería unos pocos kilómetros más allá al emplazamiento actual en una zona industrial de la pequeña ciudad de Muenster, Indiana, a poco menos de una hora en coche del centro de Chicago. En 2006 se incorporó como maestro cervecero jefe Chris Boggess, también un maestro cervecero egresado del Instituto Siebel. En aquel entonces la producción ascendía a unos 4.600 hectolitros. «Aquí en la cervecería Three Floyds predomina el librepensamiento», opina Chris Boggess, maestro cervecero jefe de la cervecería. «Y los visitantes de nuestra cervecería y de la cervecería de restaurante vienen aquí, porque disfrutan nuestras cervezas y el ambiente». Desde su incorporación en la cervecería, la producción aumentó vertiginosamente y en la última década se multiplicó por más de diez veces, a 58.000 hectolitros en el año 2015. No obstante, Three Floyds nunca ha dejado de ser una cervecería regional. Además del estado federal Indiana, su patria, la distribución hasta ahora incluye apenas los estados federales circundantes de Illinois, Wisconsin, Ohio y Kentucky. El principal mercado de ventas está directamente en Chicago, Illinois, a las puertas de la cervecería. Es la tercera ciudad más grande de los EE. UU. con 2,7 millones de habitantes en el centro y alrededor de diez millones en la región metropolitana.

Línea completa de Krones

Three Floyds puso en servicio en el año 2012 una nueva sala de cocción más grande de 35 hectolitros. Ahora el cuello de botella de la producción era la línea de embotellado, comprada usada y con 30 años de servicio y un rendimiento de 4.200 botellas por hora. Debido a la escalada de la demanda fue necesario buscar una nueva solución. La solución fue una línea completa de Krones, dimensionada para un rendimiento de 15.000 botellas por hora. Para su instalación Three Floyds construyó una nueva nave junto a la nave de producción existente. En septiembre del 2015 fue puesta en servicio la nueva línea de Krones. Consta de una despaletizadora por empuje de botellas Pressant Universal 1N con salida baja a una cinta transportadora masiva. Una vez separadas, las botellas ingresan directamente al bloque de enjuagadora y llenadora con enjuagadora Moduljet y llenadora Modulfill. «No necesitamos una inspeccionadora de envases vacíos», opina el director de embalaje Travis Fasano, «porque usamos exclusivamente botellas nuevas y confiamos en la calidad de la enjuagadora».

La llenadora Modulfill HRS fue ejecutada sin mesa de máquina, las botellas son transportadas de manera higiénicamente seguras con sujeción por el anillo del cuello por las columnas de estrella de transferencia de instalación independiente. «La llenadora nos suministra valores extraordinarios de absorción de oxígeno de 50 ppb con niveles de llenado muy constantes», explica Travis Fasano. La probada llenadora de control de nivel de tubo corto con tubo de retorno de gas trabaja con doble preevacuación y enjuague intermedio de CO2. Las válvulas de llenado son de mando electroneumático. Un Checkmat FM-X controla el nivel de llenado, luego una Prontomatic con conjunto etiquetador de adhesivo frío decora la botella con un collarín. Un Checkmat E controla la posición correcta de la etiqueta. Una línea modular de embalaje Varioline con dos módulos realiza todo el embalado final. Confecciona multiempaques de seis botellas de doce onzas como portaenvases de cartón tipo «cesta» y luego los coloca en cajas de 24 unidades o confecciona directamente cajas de cartón de 12 botellas de 22 onzas. Three Floyds aún realiza manualmente la paletización final. Para garantizar la máxima protección posible de sus líneas, Three Floyds compra los lubricantes de KIC Krones.

Sobredimensionamiento deliberado

Three Floyds llena principalmente botellas de 12 onzas. Una a dos veces por semana se cambia a botellas de 22 onzas. Un cambio de formato de envases se demora alrededor de dos horas. En cambio la cervecería cambia de producto una a tres veces por día durante el régimen de un solo turno. Para ello es necesario alistar solo etiquetas, tapones corona y cajas de embalaje diferentes, y naturalmente cambiar el tipo de cerveza.

La línea está dimensionada actualmente para un rendimiento de 15.000 botellas por hora. «Teóricamente es posible envasar con ella 290.000 hectolitros en un régimen de tres turnos por año. Lógicamente para el momento actual está totalmente sobredimensionada. Pero para mí era importante el hecho de no tener que instalar cada par de años una línea adicional y al mismo tiempo aprovechar la mejor tecnología disponible. En un principio teníamos previsto ordenar una línea pequeña de Kosme. Sin embargo, luego nos decidimos de una vez por una línea más grande de Krones. De esta manera el futuro de la sala de embotellado está asegurado por muchos años más», comenta Chris Boggess. Hasta la puesta en servicio de la nueva línea en septiembre del 2015, la relación entre barriles y botellas aún era del 50:50 por la baja capacidad del embotellado. Después, Three Floyds de repente estaba en condiciones de llenar más botellas, lo que cambió la relación entre botellas y barriles a 70:30.

Ampliación al llenado adicional en latas

A comienzos del 2016, Three Floyds puso en servicio en la misma nave una destilería completamente nueva para la destilación futura entre otros de whisky y ginebra. «Hagamos lo que hagamos, aún no es suficiente», explica Nick Floyd. Teniendo en cuenta que hasta ahora la producción se multiplicó por más de diez veces a 60.000 hectolitros en una década, no cabe duda que el siguiente paso será un salto gigante. Por lo pronto está prevista la instalación de una nueva sala de cocción más grande, luego de una nueva línea de barriles y finalmente la ampliación de la línea de embotellado de botellas de vidrio por una llenadora de latas de Krones, así como una paletizadora completamente automática. El espacio para estas dos máquinas adicionales ya fue previsto en la nueva línea recién instalada. Un desarrollo tan vertiginoso no es del todo normal. Sin embargo, ¿qué es normal para la cervecería Three Floyds y para el movimiento americano de cerveza artesanal?


Máquinas y soluciones seleccionadas
0
10
1