cerrar
Búsqueda
Se buscan resultados
No hay resultados
    La cerveza artesanal
    Calificación sobresaliente para Eulchen
    Volver
    Calificación sobresaliente para Eulchen

      Maguncia, en el año 2013: Philip Vogel y Leonidas Lazaridis «solo» querían escribir su tesis de grado de licenciatura. El tema de la tesis: «Rebelión contra cervezas de sabor homogéneo». Sin embargo, lo que empezó hace cinco años con una tesis de grado, es hoy en día un concepto integral exitoso con tres bares, una taberna al aire libre tipo Biergarten y una planta cervecera propia.

      Por favor, active JavaScript para poder reproducir este vídeo.

      El objetivo de la tesis de grado de licenciatura de Leonidas y Philip era tratar de reactivar la cultura cervecera en Maguncia. «Cuando estábamos buscando un tema para nuestra tesis de licenciatura en el 2013, pensamos que Maguncia necesitaba tener nuevamente una cervecería propia del lugar, y con ello adquirir nuevamente una cultura cervecera», explica Leonidas

      Así fue como nació Eulchen. Vendieron las primeras 2.000 botellas de su cerveza lager tipo Märzen de producción artesanal propia y envasadas, etiquetadas y tapadas manualmente, durante una semana en un bar «popup» en pleno centro de Maguncia. «Fue realmente increíble. Para cada día teníamos un contingente fijo de cerveza, el cual se acababa siempre. Incluso tuvimos que reservar cerveza», se recuerda Philip.

      00 - Article 17876
      Los dos fundadores de la cervecería Eulchen Philip Vogel (izquieda) y Leonidas Lazaridis

      Del aula de la universidad a la paila de cocción

      La alta demanda no paró al terminar la semana y muchos querían saber en dónde podían comprar la cerveza Eulchen. Así Philip y Leonidas se dieron cuenta de que Maguncia estaba lista para tener una cervecería local y decidieron incursionar en el negocio cervecero. Los dos nuevos empresarios producían en la sala de cocción de un fabricante de cerveza amigo además de la cerveza lager tipo Märzen también cerveza clara y cerveza de trigo. Para vender su cerveza al público, Eulchen abrió un quiosco de bebidas en una antigua caseta de venta de refrescos, un año después siguió una taberna con jardín propio en el antiguo castillo del príncipe elector y luego en 2018 un bar en pleno centro de la parte histórica de la ciudad. Sin embargo, al poco tiempo quedó claro que el futuro de Eulchen no era la producción de cerveza por encargo.

      Philip y Leonidas contactaron a Krones en el 2015 para comprar el equipo de producción de cerveza, tal como cuenta Leonidas: «Siendo unos novatos absolutos del sector, analizamos quienes eran los mejores del mercado. E inevitablemente uno se topa con Krones. Muchas veces sucede que los grandes fabricantes no tienen soluciones para nosotros los pequeños, pero en nuestro caso los tiempos coincidieron de manera ideal. Porque precisamente en aquella época, Krones había apenas lanzado al mercado el MicroCube. Y era perfecto para nuestras exigencias».

      Siguiente paso: una planta cervecera propia

      Desde finales de 2018, la cervecería Eulchen produce en la antigua bodega de vinos espumosos Kupferberg en pleno centro de Maguncia. Los dos han conservado el encanto del lugar histórico y lo resaltan a través del acero inoxidable: donde anteriormente se encontraba un barril de madera para vino espumoso de 100.000 litros, ahora están instalados los tanques, pero esta vez llenados con cerveza tipo Märzen, Pilsen, clara y de trigo. «Actualmente producimos cuatros tipos de cerveza diferentes más cocciones de cervezas de temporada, pero las cervezas tipo Märzen y la clara son obviamente las de mayor éxito», comenta Dominik Maldoner, quien desde hace un año es el maestro cervecero de Eulchen.

      Los siete tanques de fermentación y guarda están instalados en el sótano. Por una pequeña escalera de caracol se llega a la planta baja, en cuyo centro está el MicroCube. La sala de cocción de dos recipientes tiene capacidad para 10 hectolitros por cocción y convence sobre todo por su alta flexibilidad, como describe Philip: «Al comienzo producíamos la cerveza en salas de cocción de 40 o 90 hectolitros. Pero nos queríamos alejar de estos tamaños, ya que las cocciones especiales o los cambios de fórmula son difíciles en lotes grandes. Con el MicroCube tenemos ahora la posibilidad de intervenir en cada secuencia manualmente. Lo que no hacemos nosotros, lo hace el mando. Es el equilibrio perfecto entre funcionamiento manual y automático que nosotros queríamos».

      Cocciones sin problemas

      El MicroCube trabaja desde comienzos de diciembre. «Tuvimos una extensa fase de prueba, durante la cual hicimos muchos ajustes finos. Pero ahora el MicroCube funciona realmente bien, para una sala de cocción tan pequeña es verdaderamente magnífico. También nuestro maestro cervecero está muy satisfecho y la cerveza tiene un sabor estupendo. Y esto es lo más importante», bromea Philip. Desde su inicio, el MicroCube trabaja con plena capacidad. «Naturalmente teníamos que reponer nuestras existencias de cerveza que se estaban agotando debido a la mudanza. Por esto en las primeras siete semanas hicimos 10 cocciones es decir unos 100 hectolitros», comenta Dominik. Eulchen llena su producción en botellas y las distribuye en supermercados y locales seleccionados en un radio de 50 kilómetros alrededor de Maguncia. El enfoque regional es deliberado, «porque somos de la opinión que una cerveza debe estar arraigada en su lugar de producción, siendo además el sitio donde mejor sabor tiene», explica Philip. En los meses de verano predomina la producción en barril, ya que las propias tabernas atraen una gran cantidad de público.

      Pero Eulchen no solo está satisfecha con la tecnología de Krones sino con las personas que están detrás de ella como cuenta Leonidas: «Nos sentimos respaldados y sabemos que, en caso de un problema reaccionan en un tiempo extremamente breve». A partir del primer contacto, ambos se sintieron muy bien acogidos: «Krones es un grupo empresarial muy grande pero aun así reina un ambiente muy familiar. Sabíamos que teníamos inmediatamente un interlocutor para resolver cualquier cuestión», comenta Philip y Leonidas agrega: «También teniendo en cuenta el tamaño de nuestro proyecto nos sorprendió positivamente el empeño de Krones en encontrar inmediatamente una solución a cada problema. Estamos realmente muy satisfechos».

      El objetivo de Eulchen es aprovechar el MicroCube hasta el límite de su capacidad, lo que serían alrededor de 8.000 hectolitros por año. «Vemos que hemos crecido fuertemente en los últimos años. En un futuro inmediato tendremos que agregar algunos tanques. Y en nuestra planta tenemos espacio suficiente», explica Philip.

      La alta demanda y el gran éxito lo demuestran: los habitantes de Maguncia le dan excelentes calificaciones a la cerveza Eulchen, así como también lo hizo el profesor de Leonidas y Philip hace cinco años. Porque naturalmente la tesis de grado obtuvo una calificación sobresaliente.


      Máquinas y soluciones seleccionadas
      kronesES
      kronesES
      0
      10
      1